Inicio > Alicante > ARTE EN ALICANTE “POMPEYA”

ARTE EN ALICANTE “POMPEYA”

Jueves, enero 17, 2008 Deja un comentario Go to comments

POMPEYA B AJO POMPEYA

La muestra se articula en tres bloques que corresponden a diferentes momentos de la historia del vidrio en la antigüedad. Ilustran la evolución de las técnicas de fabricación y el proceso mediante el cual el objeto de vidrio dejó de ser un producto de lujo para convertirse en un elemento muy frecuente de la vida cotidiana. .Museu del Per

marqpompeya.jpg

La exposición “Pompeya bajo Pompeya” pasará por el MARQ de Alicante haciendo el delite de los amantes de la arqueología que aún tienen tiempo de verla hasta el 18 de febrero.

* Horario: Martes a sábado de 10h a 19h. Domingos de 10h a 14h. Lunes cerrado

* Lugar: El MARQ. Plaza Gómez Ulla nº 1* Fecha: Hasta el 18 de febrero.

* Precio: Tarifa de 3 euros para acceder tanto a las exposiciones temporales como a las permanentes. Los domingos y festivos 1,50 euros.

* Teléfono: 965149000

La ciudad italiana de Pompeya es una de las grandes maravillas arqueológicas del mundo que aún se conservan en un estado espléndido. Un estado de conservación que la sociedad actual debe a la erupción del Vesubio en el siglo I d.C. Sus casas, sus tiendas, sus joyas, sus calles, hasta sus cuerpos calcinados y reconstruidos a partir de moldes de yeso quedaron preservados del paso del tiempo por toneladas de ceniza y lava que se depositaron sobre ellos, dejando testimonio del modo de vida que sus habitantes llevaban el 24 de agosto del 79 d.C, cuando aquella sociedad dejó de existir.

Luchas y artes escénicasUn centenar de piezas (110 en concreto, datadas entre el siglo I a.C. y el siglo I d.C y traídas en su mayoría del Museo Arqueológico Nacional de Nápoles y del almacén del yacimiento arqueológico de Pompeya) proponen un recorrido por lugares tan simbólicos en las adineradas sociedades romanas de la época como los anfiteatros, donde los gladiadores combatían entre sí y con las fieras para deleite de ricos patricios de la época; los teatros, donde daban vida a las tragedias y comedias, a las pantomimas y a la nueva comedia de Menandro y Séneca para saciar sus necesidades intelectuales y meramente lúdicas; las termas, donde los habitantes de los alrededores del Vesubio se daban baños, masajes y afeites poniendo de relieve su culto al cuerpo; las cocinas, donde se elaboraban los exquisitos y abundantes manjares que disfrutaban en los ticlinium de los banquetes; los pasatiempos y juegosde mesa en que empleaban su tiempo de ocio en la intimidad; y, cómo no, el lupanar o prostíbulo, locales aceptados y utilizados por todos los estratos sociales, donde practicaban sexo sin inhibiciones.Un recorrido que se realiza a través de piezas de extraordinaria calidad como un conjunto escultórico formado por un jabalí y dos perros que fue una fuente y cuyo estado es tan bueno que parece que se hubiera fundido ayer. A través de diferentes secciones, como Ludi Gladiatori, se pueden ir viendo uno de los modelos de yelmos que usaban los luchadores de la época en los cruentos combates cuerpo a cuerpo que se celebraban en los anfiteatros, lo mismo que las espinilleras o los estrígilos, para afeitarse y retirarse los aceites tras la lucha.Para mente y cuerpoOtra sección, Ludi Scaenici, pone de manifiesto la importancia de las artes escénicas en la sociedad de hace 2000 años como centro de reunión para el disfrute.Una actividad representada por frescos, oscillum -relieves de mármol que se colgaban de techos- de máscaras teatrales, esculturas de terracota policromadas de actores y actrices -«pieza extraña, ya que lo habitual era que fuera esculpidas en mármol», detalla Poveda- o relieves ornamentales.Si de inventar algo se trata, en los juegos de mesa estaba ya todo inventado en la época de los romanos.

Así juegos tan populares hace unas décadas como las tabas o los dados, o el juego del molino (una especie de juego de damas chinas) muestran las formas de ocio que los pompeyanos practicaban en la intimidad.No menos importantes que anfiteatros o teatros, eran las termas, locales en las que los habitantes de los alrededores del Vesubio daban rienda suelta al hedonismo gozando de baños, masajes y hasta servicios de peluquería. Monumentales bañeras de bronce, barreños, ánforas para el agua, braseros para caldear el agua y las salas, agujas de pelo, delicados espejos de plata, peines y joyas de oro dan testimonio de estas extendidas prácticas en la Roma del siglo I d.C. Y cómo no, entre los placeres de los romanos de hace 2000 años se encontraba, como hoy, el buen comer. Muestra de ello son las piezas que se exhiben en la sección De re coquinaria et de convivio. Copas de plata, calderas y cubos de bronce, espumaderas, sartenes, hasta uno de los cerdos que murió bajo la lava del Vesubio, se exponen junto a calientaplatos espectaculares, jarras de bronce o esculturas que adornaban salones y jardines.Y para terminar, un paseo por uno de los lupanares de la época, mediante una recreación, decorados con reproducciones de frescos eróticos de la época, en una ciudad cuya protectora era Venus, diosa de la belleza y el amor.Fuente La Verdad

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: