Inicio > Alicante > DESPLOME DE PRECIOS A LA VISTA. REBAJAS EN OCTUBRE

DESPLOME DE PRECIOS A LA VISTA. REBAJAS EN OCTUBRE

Martes, octubre 14, 2008 Deja un comentario Go to comments

Cartel ofreciendo descuentos del 70% en una tienda de un centro comercial de Alicante

Los comercios lanzan ofertas de hasta el 70% para evitar cierres

La “preciomanía” inunda este otoño  los escaparates de muchas tiendas de muebles o textil-hogar, donde más han caído las ventas por la crisis del ladrillo.En los escaparates se pueden ver descuentos de temporada y stocks de entre el 20% y el 50% y hasta del 70%, especialmente en las tiendas de muebles, textil-hogar y algunas de calzado o marroquinería “para animar las ventas y aguantar el tirón en este último tramo del año”, según admitía el secretario de la Federación del Pequeño y Mediano Comercio de Alicante (Facpyme), Francisco Rovira.

Deflación, desplome de precios a la vista

@Rubén J. Lapetra – 13/10/2008 06:00h

deflación precios de consumo IPC crisis financiera


Foto Cotizalia


Es el efecto sauna. El cambio de una humedad abrasante al agua humedad abrasante al agua helada en instantes económicos, meses. Los indicadores de precios se preparan para afrontar fuertes caídas en los próximos meses y para adentrarse en un clima tenebroso como es el de la deflación, antagonista de la inflación. Caída en los precios. De todo. Todo o la mayoría de los componentes va a bajar -o están bajando- de precio por una simple razón. La demanda está cojeando desde hace tiempo y, finalmente, por no parar a tiempo o pausadamente se ha encontrado tirada en el suelo. Hasta el inicio del verano, la inflación estaba caliente. La abrupta y unilateral rebaja monetaria de la Reserva Federal (Fed), de EEUU, entre septiembre de 2007 y junio pasado, del 5,25% al 2%, provocó una reacción en cadena en los mercados (dólar a la baja, crudo al alza) que se trasladó a la economía real de manera violenta y con efectos visibles en materias primas y agrícolas.

El petróleo pasó a de cotizar en 70 dólares enseptiembre de 2007 a 140 en julio de 2008. Ahora ha vivido el camino de vuelta en sólo 12 semanas, de 140 a 75 dólares (Brent).

La energía, el motor inflacionista de Occidente, junto a las exportaciones de economías emergentes como China, India o Brasil, han dejado de presionar en dirección alcista y ahora lo hacen en sentido contrario. Los precios del crudo inician estos días su primera ciclo de caídas interanuales desde, prácticamente, desde principios de esta década. No es trivial. El deterioro económico está muy avanzado y, prácticamente, ningún sector productivo ha podido aplicar subidas de precios a sus productos. Sólo empresas en situación de mando monopolio u oligopolio han podido hacerlo. Multinacionales como Arcelor Mittal en la siderurgia o Michelín en los neumáticos han encarecido sus tarifas. No mirén más allá. Son pocos los que han conseguido repercutir en precios el aumento de costes. Fruto de la recesión galopante en las economías desarrolladas, las expectativas de inflación y la curva de precios se está tumbando de forma vertiginosa.

Por contra, la mayoría, la mediana y pequeña empresa, se ha visto sacudida por un importante aumento de los índices de inflación que ha golpeado sus cuentas, mucho antes de la crisis crediticia. Quizá la única nota positiva, según se mire, del desplome de la actividad económica es que se va a eliminar en poco tiempo la distorsión  y anomalía que se vivía en el cuadro macroeconómico, la denominada estanflación, que implica crecimiento de precios y actividad estancada. Contra natura. La deflación o caída en los índices de precios aliviará de alguna manera a dos grupos del sistema económico: por un lado, a aquellos agentes que no podían trasladar a más costes a los precios de venta. En segundo lugar, desahogarán la soga que pende del cuello de los consumidores, pilar central de nuestras economías. La visibilidad de este escenario se ha fraguado este verano ante la intensificación de la crisis financiera. Tiempo atrás, artículos como el de I. R Añino, S. McCoy o en este mismo espacio advertían de su irremediable presencia en el medio plazo de una caída de los IPCs.

El problema es, como siempre, la duración del fenómeno. Cuánto más rápido se desaté y menos permanezca activa, mejor. Si no es así, ya saben lo que ha pasado en Japón durante los últimos 15 años. Caída de precios continuada en todos los activos, aniquilación de las expectativas de inversión o consumo… Pero si la deflación es profunda y violenta es posible que la economía pueda reaccionar a un año vista. Mañana martes se conocerán los datos de IPC definitivos para Europa y España correspondientes al mes de septiembre. El índicador adelantado IPCA planteó una caída de tres décimas, del 4,9% al 4,6%. No es descabellado pensar que se va a revisar a la baja. El 30 de octubre se conocerán las primeras cifras de precios de consumo del mes en curso, según el índice avanzado. Que se produzca un desplome de las tasas intermensuales (octurbe vs septiembre) e interanuales (2008 vs 2007) es más una realidad que un deseo. El BCE rebajó los tipos de interés la semana pasada como medida antipánico, pero con la conciencia tranquila respecto a su objetivo de evitar segundas rondas de inflación. No las habrá. Los precios han girado a la baja, hacia la deflación y terminarán el año por debajo de 2%.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: