Archivo

Posts Tagged ‘Alicante en la memoria’

ALICANTE UN TEATRO A ORILLITA DEL MAR.

miércoles, enero 30, 2008 Deja un comentario

El Teatro de Verano también dio sesiones de cine, y cerca de él, también poco tiempo, hubo otro.Películas propias de la época: toros, flamenco, celos, biales, muerte…. Películas que más tarde se denominarían de propaganda de la “España de la pandereta”….Gustaran o no la series el lugar era ideal.

teatro-de-verano.jpg

Barrios de Alicante : La Vilavella

lunes, enero 28, 2008 5 comentarios

Aparece una nota en “La Reseña Histórica de la Ciudad de Alicante” de Nicasio Camilo Jover (1821- 881) en la que relata cómo llegó el agua al barrio de (Villa Vella) hace 252 años, según palabras textuales:

“En 1778 se trató de abastecer de aguas potables al ( arrabal Roig y al barrio de Villa Vieja, que ya contaban a la sazón con más de quinientos vecinos; y habiendo el precipitado gobernador- D. Francisco Pacheco-, indagado que D, Francisco Ornillo , natural de Cartagena, poseía una fuente de piedra mandada construir por el dey de Máscara, y que se hallaba detenida mucho tiempo en el muelle, por no haberse permitido su embarque, quiso adquirirla, y aunque estaba valuada en treinta mil reales, logró que por atención a su persona se la vendiesen a cuatrocientos libras, sin el pavimento que le costó cincuenta y la colocó en medio de la plaza Ramiro en sustitución de la antigua, que un sólo é insuficiente ya, mereciendo gran aplauso de la población entera, que consideró aquella mejora como de las más altas importancia, pues a más de su reconocida utilidad servía de ornato público”.

ravalroig.jpg

¿Cómo era la vida en este barrio?

Si caminamos abandonando atrás el paseito de Ramiro, con su jardín romántico destruido por el pavimento, y, al pasar junto a la iglesia de Santa María, llegamos a la primera visión del mar desde la calle de la Mare de Déu del Socors. Apoyados en el muro de piedra, contemplamos a nuestros pies la playa de El Postiguet, de arenas doradas, azul y cálido mar. Frente al mar las casas bajas de los marineros; esos edificios que forjaron el corazón de la ciudad vieja de Alacant.

Al fondo de la fotografía , siguiendo la línea del mar, se alza Vila Vella.

Los vecinos de Villa Vella han cantado este himno de pequeños “cuando venía a tocar en fiestas la banda de Orba” que explica el sentir de este barrio:

Barri de Villavella
ànima ardent d’ Alacant
Cases morenes de sol
vestides de colors clars

Que s’en pugen al Castell
que s’en pugen al Castell
per a mirar-se en el mar.

Placetes i caserons
a on s’adormixen els anys
un só d’alegres dolçaines
sona des d’un temps d’antany

Y entre vives jovenalles
la dansa borda el seu pass.

Vilavella, Vilavella
tens en la plaça del Pont
Castell i la mar
d’ Alacant el noble cor.

ALICANTE EN LA MEMORIA

MATILDE: Yo tenía un establecimiento muy pequeño . Mi tienda, no era una tienda era un club. Aquello era demasiado.
El mostrador estaba a la derecha y al fondo, porque vendíamos vino al “detall”. Un realito, dos realitos…

!El olor del café! Mi padre tostaba café en la puerta. Desde la calle Mayor ya se olía el café.

Antes no era como ahora que van a la tienda o al mercado una vez al día o a la semana Allí…. ¿que necesitas azafrán?, pues a la tienda. Tenías la despensa allí, pues en casa no tenías nada. Y !Ay que anem a sopar!”. !Hala! y entonces se iban con un platito con olivitas, el atunito en aceite, !Hala dos realitos de vino!

Por las mañana nada más levantar la puerta, un real de café y uno de chicoria y mitad de cuarto de azúcar. Que eso era el desayuno”. Y luego a las diez o a las once venía la Lonja. “Que ha venido Jaime”. Y bajaban todas a llevarse toda la fruta fresquita. Y así vendiendo toda la mañana. Así: Una tomaqueta per a sofregir i un altra per a l’ensaladeta” Y en el platito: “Dos reales de atún y dos realitos de tomatito de bote”. Eso era un regalo. Un quinzet de malta mesclaet amb xicoria, una peseta de colonia, Maruja, però posa’m una xorraeta de brillantina”, eso era lo de Llorencet. Y ahora pienso yo, que estaríamos todo el día trabajando y luego el cajón sería de 20 reales.

LOS AROMAS

Cuando era joven la calle estaba llena de pregones, cada hombre tenía el suyo: el hombre de las habas, el hombre de Muchamiel, el de las aceitunas, las olivas… si era verano el hombre de la horchata, el del “agüita limón”- y salía a comprar horchatas con rollitos.

Yo me he criado así. Por las mañanas las bamberas, las ensaimadas a la puerta y los churros. Por la tarde la de Esperanza que vendía tortitas, coquitas…Era un pueblecito.

vilavella.jpg

LA FUENTE de D. FRANCISCO PACHECO, 200 años después fue más que agua, vida y bullicio EN LA POSGUERRA

La gente del barrio era muy trabajadora. En el barrio el dinero que se ganaba se lo gastaban para comer, más para comer y vivir que en ropas o para otras cosas.

MARIANITA: Mujer, en la posguerra lo que importaba era poder comer todos los días, que cuando hay hambre no se piensa en otras cosas.

VICENTA: Las señoras que trabajaban en la fábrica de sacos se reunían para ir , en invierno y en verano. Había otras que trabajaban en Francés y Berenguer, que estaba enfrente de la Diputación.

PEPITA: Hay que ver como cambia la vida!, que yo me acuerdo que sacaba allí la mesitan y la cena…. eso en verano claro.

VICENTA: Y en invierno, la”gente” que venía con los cacharritos para que nosotros les pusiéramos unas brasitas para calentarse en casa. !Y las casa aquellas! Que las puertas no ajustaban ni nada.

MARIANITA: Ahora que como en aquella época la vida era así, se veía normal. Además, pobres, !pero eran más limpias! Se iban a la fuente a fregar, a enjuagar la ropa. Los domingos por la mañana, que las mujeres no trabajaban…. las sillas de anea, los escurrepaltos, las mesas de cocina de madera, el estyropajo, la lejía… !bueno! Y nosotras todo lo veíamos tan natural, porque lo veíamos a menudo. Pero un día, porque yo iba a clase de labor, porque entonces se cosía todo, el ajuar y eso. Un día me dice mi profesora: “Podría ir a tu casa por Navidad a hacer unas mantecaditas”, y yo pues sí, venga un sábado. Y me acuerdo que un domingo se viene a pié. Viene por toda la calle Toledo y pasa hasta el Puente y me dice: en mi vida he visto unas casas tan pequeñas y tan limpias ¿Tú sabes que maderas sacan a la apuerta de la calle tan limpias y tan fregadas ?”Y yo , pues sí, es que hoy es domingo , eso es todas las semanas”. Se sacaba todo a fregar y a que se secara al sol y se hacía los domingos. Parecía como una fiesta la limpieza de la casa. Es que las mujeres trabajaban. Muchas iban a fregar a casas, otra a fábricas, otras tenían…pues eso, de todo, que lavar o planchar en las casas. Como además no había agua corriente, porque yo creo que el horno era de los pocos sitios con agua corriente, había que recogerla con cubos y mucha “gente” iba sólo a lavar a las casa. El domingo era el día en que se hacía la casa. Se iba a la fuente a enjuagar y de paso a charlar:”Que si esto que si lo otro” !Y la que se armaba allí !. Era la vida en la calle.



Fuente Estudios Municipales. La Posguerra en el Barrio Antiguo. Margarita Borja

ALICANTE, el puerto

jueves, enero 24, 2008 Deja un comentario

Bellísimo poster que refleja la placidez de la vida de Alicante, siempre hermanada con el placer de sentir y mirar el mar. El puerto, la brisa, el aroma del mar, el placer de mirar su intenso azul, de sentirlo vivo, de contemplar su movimiento ondulante, con transparencias luminosas, sus tonalidades cambiantes bajo la luz solar…. .Un paseíto por el puerto era una auténtica medicina , allí los niños echaban unas miguitas de pan a los pescaditos…. Aquí se celebraban competiciones de natación cruzándolo de un lado a otro… EL puerto era patrimonio de los alicantinos.

En el poster se refleja esto, lugar de goze de Alicante. Hoy es otra cosa.

poster-de-alicante.jpg

El Futurismo y las verdades naturales de Alicante como líneas de fuerza

sábado, septiembre 29, 2007 Deja un comentario

la-locomotora.jpg

Una de las ideas básicas del futurismo la descubrimos, en la estructura apoyada en lo que denominaban “líneas – fuerza”. Observaban y trasladaban a sus trabajos estas líneas – fuera lo mismo al pintar, de modo, digamos, desarrollado, el movimiento de un caballo a la carrera (que no tiene cuatro patas, sino veinte), que un simple rostro, que podría parecer quieto, pero el cual, afirmaban, nunca está inmóvil. Íntimamente relacionado con esto está la constante transformación de todas las cosas y la necesidad de que la pintura sea una síntesis de “lo que uno recuerda” y de lo “que uno ve”. Su visión, según Romero Brest, respondía “a una concepción estructuralista, según la cual el todo no es igual a la suma de las partes”.“El gesto, la actitud que nosotros queremos reproducir sobre el lienzo no será un instante fijo` del dinamismo universal. Será sencillamente la propia ´sensación dinámica de sus fuerzas. Los futuristas oponían el movimiento y con él “la simultaneidad de los estados del alma”.

Esta foto deslinda la imaginación. Podríamos amontonar sus piezas: una luminosa mañana de fiesta, hermosas y altivas palmeras oteadoras del puerto. Fluctuantes y largas ramas en arcos. Luces y sombras en zizag por el suelo. De lo alto, toldos blancos bajados para acunar cafeterías y bares en sombras. Aromas de café, pescaditos, cerveza y papas fritas. Pipas y panchitos en un paseo en equilibrio de espacio y ocupantes.. Colores, voces y gritos de niños entremezclados con reflejos del sol. Un cielo azulón caído en el mar como brillante verde cristal . Enfrente de la fotografía, un puerto con barcas de pescadores cabeceantes en su orilla – grandes, pequeñas y medianas-. Ondas de colores en el agua, pececillos, burbujas y migas de pan de niños. Transeúntes acalorados por el sol invernal con chaquetones en los brazos. Una onda del mar contra el muro del puerto, asciende y salpica. Tal vez el perfume de jazmín de una mujer y un fluir de palabras. Es un tiempo de “decires”…Y entonces llega ella: la gran locomotora, como un paseante tranquilo más, por la orilla. Hay una mágica simbiosis del espíritu de varios animales: en su pesada coraza negra: jirafa, cangrejo, tortuga, rinoceronte, serpiente… Su chimenea exhala una deliciosa nube blanca. Su férreo engranaje férreo resopla….casi ocultado por el intenso pitido del maquinista. ¡Es Alicante!, dice el corazón……Sólo es una estampa de un Alicante, repetida en su provincia, que necesitaba mucho desarrollo, pero que aún no había hipotecado su identidad por especulación urbanística, por ansia de poder,…..

La descripción de Alicante: pueblo sencillo, hospitalario, marinero se diluye como la tinta en el agua de la lluvia. En Alicante el todo no es igual a la suma de las partes, es cada una de esas cosas sencillas que lo conforman si están integradas en un todo equilibrado. No vale hacer y romper. Romper una parte y a cambio una contraoferta, de algo que es propio derecho natural. Crear un fin y destrozarlo con un ” proceso”. Construir y anular con un “manchón”

Por ello, sería bueno que dijéramos como los futuristas “la actitud que queremos reproducir….. Será sencillamente la propia “sensación dinámica” Alicante es dinámica , como un Bien para los sentidos, por las líneas de fuerza de sus Verdades Naturales. Verdades Naturales en el puerto, Verdades naturales en los barrios, Verdades naturales en las zonas de ocio para ancianos y niños, Verdades Naturales en nuestros paisajes, recursos y realidad cultural, etc,….. Los futuristas oponían el movimiento y con él “la simultaneidad de los estados del alma”.Aquí el movimiento es un confluir de verdades naturales, de esencias que provocan “la simultaneidad de los estados del alma”.

 


Oficios de boca. Antiguos alicantinos

viernes, agosto 24, 2007 Deja un comentario

pregonero.jpgDe niños nos era dado comprar al “Chufero” pequeños cucuruchos de chufas, secas o remojadas, que eran entonces, y aún hoy, una auténtica delicia.
También había el “cacahuero“, que en algunos casos tostaba en público los cacahuetes sirviéndose de un armatoste en forma de locomotra.
El “Barquillero” con su ruleta incorporada en lo alto del depósito, daba la oportunidad a los críos de llevarse más barquillos de los que convenía al vendendor.
El del agua de cebada pregonaba su refrescante mercancía con el grito de “aigua sivá, con bamba!”
¿Quién no se acuerda del Chambilero? “Al mentecao helao“, protegido con galletas de oblea, se le llamaba “chambi”.( y de otras maneras que muchos recordaréis) ¿No será el “Chambi” una aproximación al “sandwich” de los ingleses, que no es sino un emparedado?
Otro vendedor ambulante desaparecido era el “garrapiñero“, que también solía fabricar “de visu” su mercancia rebozando de azúcar acaramelada las almendras, las ricas garrapiñadas.
La Bambera” recorría las calles con su mercancía tierna, recien hecha, tapada con limpísimos paños blancos. Hubo una bambera muy popular que anunciaba así el género:
-!Ansaimadas y soisoos! (Enseimadas y bollos suizos).
Ahora que no hay sangre cocida en los mercados, por disposiciones sanitarias, recordamos el pregón de aquellas mujeres que decía: “Sangüeta, calenteta de corderet!
Y del grito “Porte almojámenes! ese delicioso fruto de sartén tan típico, como era típico el vendedor de “Arrop y talladetes

Oficios Pasados por el Tiempo. Autor Pepe Gil.

FOTÓGRAFOS AL MINUTO, OFICIOS ANTIGUOS ALICANTINOS.

viernes, agosto 17, 2007 Deja un comentario

Soldados, niñeras, forasteros que querían llevarse un recuerdo de la Explanada – mejor con barcos al fondo- parejas de novios y en general, gente que se retrataba por vez primera en su vida, hacían una pequeña cola alrededor del fotógrafo al minuto.

Un trapo negro para proteger la cámara de madera, con trípode; las manos del fotógrafo trajinando en el interior misteriosamente, sin que nadie supiera qué es lo que hacían -la realidad es que dentro del cajón estaba el laboratorio completo-, y ya preparado en el interior el papel fotográfico (marca “Minuto”, por cierto) decirle al cliente con cierta guasa:

– Mire aquí, que va a salir un pajarito.
Y entonces el fotógrafo disparaba el obturador de lente apretando una perilla de goma, o destapando el objetivo.

El negativo así obtenido se exponía a otra lente, se fotografiaba tantas veces como copias hiciera falta y tras el proceso de revelado- las manos otra vez trajinando con el trapo negro protector- se sacaban las fotos y se metían unos minutos en un cubito con agua para aclararlas del hiposulfito. Las fotos se secaban rápidamente al sol o con ayuda de un paño y al cliente se le entregaban todavía húmedas. Ilusión cumplida. (Últimamente las costaban diez pesetas unidad. Años atrás dos pesetas).
Desde la “salida” del pajarito a la entrega de las fotos muy poco tiempo. Tan breve, que este profesional ya desaparecido fue ni más menos que un “fotógrafo al minuto”.
Algunos fotógrafos disponían de un caballito de madera para retratar a los niños montados en él.

OFICOS PASADOS POR ELTIEMPO. Autor: Pepe GIL

Quienes los conocieron directamente o indirectamente por los comentarios de sus padres, saben valorar el mérito que tuvieron y recuerdan estas anécdotas entrañablemente.

FOTOGRAFÍA ANTIGUA DE ALICANTE: EL PASEO DE LA REINA

martes, julio 17, 2007 Deja un comentario

mercado1.jpg

Tenderetes, kioskos, comercios ambulantes. La imagen de un zoco en pleno corazón de Alicante: El Paseo de la Reina fue el gran mercado de la ciudad hasta tanto se construía el actual. El arbolado proporcionaba sombra. Así se nos ofrece esta imagen, el paisaje cansado o lleno de los días que se quedaron detrás de nosotros. Concretamente no es el pasado nuestro; pero nos pertenece, y de él nos valemos para revivir y acreditar episodios que rasgan su humo dormido. Tiene esta lejanía un hondo silencio que se queda escuchándonos. La abeja de una palabra recordada lo va abriendo y lo estremece todo.

ORÍGENES DEL BARRIO DE SAN ANTÓN DE ALICANTE

martes, julio 17, 2007 1 comentario

alicantina.jpgA mediados del siglo XVI, se estableció en Alicante una comunidad de Dominicos que construyeron una ermita en la que se veneraba a San Antón . Se llegaba saliendo de la muralla que rodeaba la ciudad por la puerta de la Reina ( que era desde donde arrancaba el camino de la entonces pedanía de San Vicente) y por otra puerta denominada Portón de la Huerta enclavada bajo la ermita de la Santa Cruz.

El día del santo se tenía por costumbre visitar la imagen de San Antón y esto dio lugar al típico porrate y a las fiestas que en diciembre fecha, 17 de enero, se vienen celebrando desde entonces. Estas puertas de las murallas de la ciudad fueron la causa de que muchos alicantinos de la época, así como gentes venidas de fuera, empezarán a construir sus casa a extramuros, ya que a la menor señal tenían acceso fácil al interior de las murallas, y hemos de señalar que los peligros eran bastantes frecuentes en los tiempos en que situamos este relato.

Las construcciones de fuera de la muralla que rodeaba la ciudad con el transcurso del tiempo fueron formando el arrabal de San Antón.

 

barrio.jpgLlegado el año 1809, en plena guerra de la Independencia, el mando militar decide arrasar el arrabal, ya que en caso de4 asedio de la ciudad podía ser refugio de los franceses. De aquellos años sólo se salvó el edificio de la Misericordia y una casa, siendo en esta fecha probablemente en el que se perdió la ermita. Cuando las murallas de la ciudad se prolongan se formó el Barrio Nuevo y en éste se instalan muchos vecinos de San Antón.

Pasada la guerra de 1808 la ciudad, en constante crecimiento, vuelve de nuevo a reconstruir la zona y es cuando el municipio traza la actual estructura del barrio, ya que pierde el nombre de arrabal y se convierte en el Barrio de San Antón, con las calles de san Vicente, Cena, Pozo, Trafalgar, Huerta y adyacentes.


FOTOS ANTIGUAS DE ALICANTE. !EL TEATRO DE VERANO!(1ª parte)

sábado, julio 7, 2007 Deja un comentario

teatro-del-verano.jpg

Produce asombro, diversión y ternura. Nuestro mundo ya es muy distinto, pero ríase usted, de sus lujos, que este teatro está orillita del mar y el murmullo de las olas seguro que se mezclaría con el trasiego de la gente humilde y sus bocadillos y fiambreras con tortilla de patatas y el chasquido de los sifones de agua de seltz, o algun tapón de buen vinillo y, si no gusta la obra, a sentir “la fresca”. Bueno, si antes no ha cenado en alguno de los balnearios que estaban allí próximos, prácticamente al lado, … y en los días grandes, muchachas bonitas con chales bordados y sus lindos vestidos. Y ellos con su impecables sombreros. De cualquier forma, época y color… es Alicante!

No se vaya sin mirar las persianas y las puertas de los balcones….. Han vuelto!! resulta que daban intimidad, frescura, pasaba el aire, fácil manejo, no se rompían…ah! y siempre ahí: las palmeras… es Alicante! mediterráneo…..

EL PLACER DE MIRAR: Fotos antiguas de Alicante. EL PASEO del VALL

miércoles, julio 4, 2007 Deja un comentario


En este bonito grabado se ve el paseo más visitado de la ciudad, el de la Reina – hoy de Méndez Núñez- y nos deja constancia del aire romántico dominante en una bella calle alicantina.

La Rambla es muy antigua. Tanto, que ya aparece en un plano de 1974 con un nombre más nuestro: Vall, la calle del Vall que en valenciano significa foso o zanja.

Después, la calle Vall sería Paseo Quiroga, de la Reina, Paseo Llarc

( aplicado por el pueblo en atención a su longitud) y, finalmente, Rambla, con lo que atendía su origen de servir de lecho para las “aguas pluviales cuando caen copiosamente.
“Paseo de la Reina”, dibujo de José Perezgil

– Por el centro de la Rambla pasaba la muralla construida por Carlos I. – Fue un barranco de aspecto repugnante y tenebrosos, donde eran frecuentes los duelos.

-La muralla fue derribada en 1821.- Un paseo para dos clases sociales: la aristocracia y los obreros, reminiscencias del antiguo feudalismo.

– Durante once años estuvo instalado allí el mercado provisional.


Zona de arbolado, escaso tráfico, paseantes sin prisas….!Ficus! Los árboles son !Ficus! !Cuántos pajarillos debían haber! !Cientos!….más de mil.. De ahí vendría la pasión de las aves migratorias por el centro de Alicante y por los ficus. Se imaginan sentados a la sombra de unos bancos, escuchándolos, viéndolos volar correteando de un árbol a otro, o salir en cuadrillas a lanzarse contra las fachadas hasta casi rozarlas y en una curva alzar rápidamente el vuelo piando estrepitosamente como chiquillos que hacen una pillería – para después, dejarse caer de nuevo como trapecistas del cielo y retomar el juego. Mientras nosotros sentimos esa luz que tiene esta terreta, de mañana, de tarde o de anochecer; esa luz que alimenta, sentados saboreando la brisa marina y haciendo guiños a la panorámica del mar azul que se vería al fondo.!qué rebonita”.

Fíjese en las terrazas; o sea “los terraos”, tal cual o llamábamos, el patio de juegos de los niños- aunque en las calles también se jugaría de lo lindo-, fíjese en los toldos a modos de grandes velas barco colgando fuera de los balcones.. la curvita del tranvía marcada en el suelo, ¿ sería para acercarse y dejar a la puerta del paseo a la gente?

En1829 se dotó de bancos, regía escalinata, pilares con jarrones en sus dos límites, verjas que lo circundaban y una hermosa fuente circular en su terminación. Nuevos álamos, limoneros y rosales.

!qué deliciaa!.